Así hacemos nuestra cerámica

Nuestra cerámica al igual que la mayoría de los oficios artesanos ha evolucionado e incorporado la ayuda de maquinaria. Este avance consigue que este noble oficio sea menos duro pero en ningún caso lo despoja del trabajo manual.

Ahora utilizamos máquinas que nos ayudan a amasar la arcilla para poderla moldear, hornos automáticos que no precisan de ser avivados con leña y estar una jornada laboral pendientes de ellos. Así como otros tipos de maquinaria que ayudan a que la artesanía pueda tener un precio asequible.

Nada de lo mencionado elude el trabajo manual que cada objeto de cerámica requiere.

× ?